La estabilidad del sistema bancario y el desánimo del prestatario: un análisis multinivel para las pyme de la UE-28.

La estabilidad del sistema bancario y el desánimo del prestatario: un análisis multinivel para las pyme de la UE-28.

Inicio » Noticias SANFI » La estabilidad del sistema bancario y el desánimo del prestatario: un análisis multinivel para las pyme de la UE-28.

18/02/2021

Ana Mol-Gómez-Vázquez, Ginés Hernández-Cánovas y Johanna Koëter-Kant. Small Business Economics.

Resumen:

La integración del sistema bancario europeo se ha convertido en una prioridad para los responsables políticos. Con esta medida se pretende dotar al sistema bancario de una mayor estabilidad que permita limitar el efecto de una nueva crisis financiera (Constâncio, 2017). Tal y como reconoce la Comisión Europea, la unión bancaria traerá consigo importantes oportunidades de financiación para las empresas (Comisión Europea, 2017). Sin embargo, este proceso continúa suscitando cierta preocupación ya que la estabilidad del sistema bancario se está produciendo a costa del establecimiento de mayores regulaciones. Además, se espera que tanto las ventajas como desventajas de una mayor estabilidad afecten en mayor medida a las pequeñas y medianas empresas (pyme) ya que son, en comparación con las grandes, más dependientes de la financiación bancaria (ECB, 2015) y más sensibles a cambios en la estructura del sistema bancario (Han et al., 2017; Mol-Gómez-Vázquez et al., 20,19).

El acceso al crédito para estas empresas suele estar gravemente restringido. Percibidas como empresas de alto riesgo, las pyme no suelen recibir toda la financiación que necesitan (Beck et al., 2008). Sin embargo, no solo las restricciones financieras pueden surgir desde el lado de la oferta, sino que además, las pyme pueden verse desanimadas al simple hecho de solicitar financiación porque creen que no les va a ser concedida (Kon y Storey, 2003). Este fenómeno, conocido como desánimo del prestatario, surge como consecuencia de la opacidad informativa de las pyme, ya que son empresas cuyos estados financieros no suelen estar auditados, que cuentan con escasos activos que usar como colateral, y que no suelen tener un historial contrastable. Este hecho hace que surjan graves problemas de asimetría informativa dando lugar a los tres determinantes del desánimo del prestatario. El primero de ellos son los errores en el proceso de selección. Bajo información imperfecta, existe la posibilidad de que la entidad financiera califique a una empresa como “no apta” mientras que en realidad sí que sería apta, originando así esos errores en el proceso de selección. Como segundo determinante se encuentran los costes de solicitud, ya que las empresas pueden decidir no incurrir en el tiempo y dinero que conlleva el proceso de solicitud del préstamo. Y, como último determinante se encuentra la diferencia entre los tipos de interés impuestos entre las entidades financieras tradicionales y el interés impuesto por prestamistas alternativos. De tal forma que, si la diferencia no es significativa, la empresa puede verse desanimada a solicitar el préstamo al banco recurriendo a otras fuentes de financiación.

Además, el desánimo del prestatario puede verse agravado dependiendo de las características del sistema bancario donde operen las pyme. Por ejemplo, en un contexto de elevada inestabilidad bancaria, el proceso de selección realizado por los bancos puede volverse más difícil o los costes de solicitud podrían aumentar, ya que las entidades financieras podrían solicitar más información a las empresas para reducir el riesgo de sus carteras. Además, las tasas de interés cobradas por los bancos aumentarían, lo que reducirá la diferencia entre esta y la tasa de interés de los prestamistas alternativos. Por tanto, en un contexto de inestabilidad bancaria se esperaría un aumento del desánimo de prestatario.

Por otro lado, lograr un sistema bancario más estable también lleva consigo el establecimiento de mayores regulaciones, como aquellas que aumentan los requisitos de capital para las instituciones financieras. Como consecuencia de estas mayores regulaciones, los bancos podrían endurecer el proceso de selección y de solicitud de préstamos para así aumentar la calidad de sus carteras, o podrían aumentar el tipo de interés tratando de mantener sus ganancias. Por tanto, en este caso, también podría esperarse un aumento del desánimo del prestatario como resultado de una mayor estabilidad bancaria.

Por ello, este trabajo pretende mostrar las consecuencias que un sistema bancario más estable podría tener en el acceso a la financiación de las pequeñas y medianas empresas analizando una muestra de 16,387 empresas que operan en la UE-28 durante el periodo 2011-2018.

Utilizando la metodología multinivel, los resultados obtenidos muestran que las pyme que operan en países con sistemas bancarios más estables tienen menos probabilidades de encontrarse desanimadas a solicitar un préstamo bancario. En relación a las características de los países, los resultados muestran que la probabilidad de desánimo disminuye con el nivel de desarrollo de la economía y con la tasa de inflación, mientras que aumenta con la concentración del sistema bancario. Respecto a las variables de empresas, encontramos que las empresas más jóvenes, de menor tamaño y cuya propiedad se encuentre muy concentrada tienen mayores probabilidades de encontrarse desanimadas. Además, el desánimo del prestatario también aumenta para las pyme en una situación de vulnerabilidad financiera y para las empresas que no estén creciendo.

Nuestro trabajo contiene evidencia con claras implicaciones para empresas, instituciones financieras y responsables políticos. En primer lugar, las empresas deben ser conscientes de las oportunidades y riesgos que lleva consigo la transformación de la banca europea. En segundo lugar, la capacidad de los bancos para otorgar crédito a las pyme depende de que estas últimas estén dispuestas a solicitar financiación. Por lo tanto, el lado de la demanda debería ser una preocupación para las instituciones financieras. Y, por último, los responsables políticos deberían completar una integración del sistema bancario europeo que tenga en cuenta las características y problemas específicos de las pyme.

Cómo citar este artículo:

Mol-Gómez-Vázquez, A., Hernández-Cánovas, G., & Koëter-Kant, J. (2021). Banking stability and borrower discouragement: a multilevel analysis for SMEs in the EU-28. Small Business Economics. DOI: 10.1007/s11187-021-00457-w.

📖 Ver artículo
0

0,00€