Comunicado de condolencia por el fallecimiento de D. Emilio Botín

Noticias SANFI

Inicio » Noticias SANFI » Comunicado de condolencia por el fallecimiento de D. Emilio Botín

11/09/2014

Comunicado de condolencia por el fallecimiento de D. Emilio Botín

Desde la Universidad de Cantabria y la Fundación UCEIF, deseamos transmitir nuestro más profundo pesar por el doloroso fallecimiento de D. Emilio Botín Sanz de Sautuola y García de los Ríos, Presidente de Banco Santander. Así mismo, manifestamos nuestras condolencias a su familia, su viuda, hijos y hermanos. Igualmente, hacemos extensivo este pésame a todos los miembros del Banco Santander.

La Universidad de Cantabria y por extensión la Fundación UCEIF, de la que era patrono, reconoce en D. Emilio Botín a un aliado fiel, en el que siempre ha encontrado todo el apoyo y consideración en los proyectos y actividades desarrolladas por la UC. Su implicación en el desarrollo de nuestra Universidad, generando colaboraciones con nuestros grupos de investigación en formación, así como en los ámbitos de finanzas, tecnología, empleabilidad y emprendimiento, ha marcado un sello distintivo en muchas de nuestras áreas.

Por otra parte, como uno de los socios más activos de nuestro proyecto “Cantabria Campus Internacional”, creía en las capacidades de nuestra Universidad como eje del desarrollo de Cantabria.

Así mismo, consideramos a D. Emilio Botín una figura clave en la historia de España, llevando al Banco Santander a las más altas cotas a nivel mundial.

José Carlos Gómez Sal, Rector de la Universidad de Cantabria y Presidente de la Fundación UCEIF.

Emilio Botín, adiós al mecenas de la Universidad

Emilio Botín consagró su vida a Banco Santander. Transformó el Banco de una entidad de tamaño medio en España hasta convertirlo en uno de los principales bancos del mundo. Su ingenio, liderazgo y pasión por los negocios pasarán a la historia financiera internacional.

Breve biografía

Emilio Botín Sanz de Sautuola y García de los Ríos nació en Santander en 1934 y estaba casado con Dª Paloma O’Shea, con quien tuvo seis hijos. Tras licenciarse en Ciencias Económicas por la Universidad de Deusto y en Derecho por la de Valladolid se incorporó al Banco Santander, donde después de ocupar diferentes puestos alcanzó la presidencia en 1986. Bajo su presidencia el Grupo vivió un impresionante periodo crecimiento e internacionalización hasta situarse como el primer grupo financiero de España y Latinoamérica y el primero de la zona euro por capitalización bursátil, con un valor de más de 90.000 millones de euros.

Durante el periodo en que Emilio Botín fue director general y consejero delegado de Banco Santander, la entidad realizó una importante expansión por toda España, hasta colocarse entre uno de los siete grandes bancos. Ya bajo su presidencia, el Santander se configuró como el banco más innovador del mercado con el lanzamiento de productos que supusieron el cambio total en la cultura financiera española, como fueron la Supercuenta (1989), los Superfondos (1992) o la Superhipoteca (1993).

Esta expansión en España tiene uno de sus hitos principales en 1994, cuando Banco Santander adquiere Banesto, una de las marcas más sólidas y tradicionales del sistema financiero español, con lo que se sitúa como el primer grupo financiero de España. Esta operación y la sucesiva compra de bancos en Iberoamérica culminaría en 1999 con la fusión de Santander con Central Hispano, integración que coloca definitivamente a Santander al frente del sistema financiero de España y de Iberoamérica y con una posición de privilegio en Portugal tras la adquisición del Grupo Totta & Açores. En 2004, Santander adquirió Abbey, el sexto banco británico y segundo en actividad hipotecaria. Tras sucesivas adquisiciones, Santander creó la primera franquicia en financiación al consumo de Europa, Santander Consumer Finance.

En 2007, Santander, RBS y Fortis adquirieron conjuntamente el banco holandés ABN Amro, la mayor operación financiera de la historia. Como resultado, Banco Santander integró Banco Real de Brasil y se convirtió en la tercera entidad financiera brasileña. En 2008, Santander cerró la adquisición de dos importantes operaciones en Reino Unido, el banco Alliance & Leicester y los depósitos y sucursales de Bradford & Bingley, lo que permitió al Grupo Santander alcanzar una cuota de mercado de alrededor del 12% en depósitos y créditos, con una red de 1.300 oficinas. También en 2008, Santander anunció la compra del 75% que aún no controlaba de Sovereign y que permite a la entidad entrar en el mercado de Estados Unidos, a través de una entidad que tiene una posición muy atractiva en la región de Nueva Inglaterra. En 2010, Banco Santander puso un pie en Europa del Este, en Polonia, con la adquisición de Banco Zachodni WBK, entidad que dos años después se fusionaría con Kredit Bank para dar lugar a la tercera entidad financiera polaca.

Tras estas y otras adquisiciones, Santander cuenta con más de 3,3 millones de accionistas, presta servicios a 107 millones de clientes, atendidos a través de cerca de 13.000 oficinas y 185.000 trabajadores.

Emilio Botín fue un firme defensor del apoyo a la educación superior como la mejor forma de impulsar el desarrollo de las comunidades en los países en los que Grupo Santander está presente, siento el abanderado de Santander Universidades y tienen un papel protagonista en la firma de más de 1.000 convenios con universidades de todo el mundo. Además, fue presidente de la Fundación Botín, una de las primeras instituciones privadas españolas dedicadas al fomento de la investigación científica, conservación del patrimonio histórico y desarrollo de las ciencias sociales, impulsando en los últimos tiempos la construcción del Centro Botín en Santander, que se espera sea una importante referencia artística internacional cuando comience su andadura.

Modelo de éxito

Francisco Javier Martínez García, director de la Fundación de la Universidad de Cantabria para el Estudio y la Investigación del Sector Financiero (UCEIF) destaca que la lucha del Santander por crecer en España, y la que luego se plantearía en el resto del mundo, no podría haberse abordado sin tener en cuenta el éxito del planteamiento estratégico que inició Botín. «Desde el inicio de su presidencia optó por poner en el mercado productos singulares para captar mejores recursos, instauró controles de gastos y sistemas de eficiencia en la gestión. En suma, modernizó el banco de arriba a abajo. Y ese modelo es la razón de su éxito, de tal manera que ha sido universalmente copiado como la forma de tener éxito en la banca comercial», asegura Martínez, que también es director del máster de Banca y Mercados Financieros de la UC, que destaca también en empeño globalizador que siempre tuvo Botín.

Instauró el trabajo en equipo y el control constante de los resultados del grupo

El tercer paso de su carrera por liderar la banca española lo dio en enero de 1999 cuando se anunció la fusión con el Banco Central Hispano (BCH). Botín, tan alérgico a las fusiones como a compartir el poder, se plegó para seguir con su obsesión por crecer. Con el acuerdo con Amusátegui y Corcóstegui, los líderes del BCH, el nuevo banco, durante algún tiempo llamado Santander Central Hispano, era ya el mayor de España y Iberoamérica. Botín compartió poder durante tres años, pero en el verano de 2001 asumió de nuevo la presidencia tras la abrupta salida de Amusátegui, final de una abrupta batalla por el poder. En 2007 las siglas CH desaparecieron y el rojo Santander se adueñaba de la imagen corporativa del grupo.

El final de la batalla española, con el Santander ya consolidado en primer lugar, dio paso a la expansión internacional del grupo, que ya venía de atrás. En 2003, el banco agrupó en una única entidad los Bancos Santander Mexicano y Serfin, las dos filiales que poseía en México. entonces tenían una red de 930 sucursales en 225 ciudades de México y una plantilla de 10.600 empleados. Hoy es el tercer mayor grupo financiero del país en términos de volumen de negocios, con participaciones de mercado de 14,8% y 13% en materia de depósitos y créditos respectivamente.

Martínez García resalta que el crecimiento internacional del Santander se planteó desde bases similares al éxito español. «Si aquí dieron resultado las supercuentas y las superhipotecas, en México se repitió la historia quizás en mayor medida. Se aplicó el mismo modelo adaptándolo a las características del país, que en aquellos momentos carecía de una banca dedicada al cliente con productos novedosos. Eso, con planteamiento comercial agresivo y un control efectivo de gastos».

Se estima, según datos de la agencia Bloomberg, que el Santander bajo el mandato de Botín ha destinado más de 55.000 millones de euros a la compra de bancos en el extranjero. Los primeros pasos en el exterior venían de antiguo. En 1968 llegó a la ‘Gran Manzana’ –en 1987 ya estaba cotizando en la Bolsa de Nueva York– y en 1976 se instaló en Puerto Rico. En 1982 le llegó el turno a Chile y Uruguay, situándose así como pionera de la banca comercial en la región. Y tampoco dio la espalda a su expansión europea (París en 1969 o Frankfurt en 1970 son sólo algunos ejemplos).